Contribuimos al desarrollo social y humano de las comunidades de Guatemala, mediante programas de educación a distancia.

Comunicación ASEC

12 julio 2021

No hay comentarios

Módulos AMI de ASEC

Edgar Zamora

 

En la vida nunca dejamos de aprender, ya sea porque alguien nos está enseñando (padres, maestros, colegas, amigos, etc.) o porque, inevitablemente, y, a veces sin estar conscientes de ello,  aprendemos por nuestra cuenta por el simple hecho vivir y acumular eso que llamamos, experiencia.

 

 

En los procesos de educación formal nos enseñan a leer y a escribir, nos enseñan sobre números; aprendemos de historia, ciencias sociales, ciudadanía; aprendemos a comportarnos en diferentes contextos; conocemos sobre la naturaleza e, incluso, nos enseñan habilidades para utilizar la tecnología, entre muchísimas otras cosas. Pero, casi nunca nos enseñan a leer y a usar los medios de comunicación e información.

Y es que es fácil caer en la tentación de creer que no hay mucho que aprender acerca de estos medios, pero, si pensamos en nuestra vida cotidiana, no es difícil darnos cuenta de que todo el tiempo estamos rodeados de medios de comunicación y de mensajes: la radio mientras vamos al trabajo; las noticias de la mañana en la televisión; el periódico al medio día; la publicidad en la calle; nuestro teléfono inteligente; internet y las redes sociales y, a menudo, también, escuchamos perifonear.

 

Los medios de comunicación juegan un papel fundamental en nuestra vida: nos permiten comunicarnos con nuestra familia y amigos, nos proveen información que nos ayuda a tomar decisiones, nos ayudan en nuestra educación, influyen en nuestras emociones y en nuestro estado de ánimo, y, claro, también son importantes para nuestros momentos de entretenimiento.

 

 

Entonces, ¿por qué, si los medios son una parte tan activa de nuestra vida, no aprendemos a usarlos y a interpretar críticamente sus mensajes? Esta misma pregunta y la completa consciencia del impacto que los medios de comunicación tienen en nuestra vida, llevó a la Asociación de Servicios Educativos y Culturales -ASEC-, al Instituto Guatemalteco de Educación Radiofónica -IGER- y a su socio DW Akademie, a lanzar una serie de libros dirigidos al desarrollo de los conocimientos, habilidades y actitudes de los estudiantes, para que no solo usen y lean apropiadamente lo que dicen los medios de comunicación, sino también para que sepan cómo crear mensajes mediáticos.

 

Esta solución educativa se desarrolla desde la Alfabetización Mediática e Informacional -AMI-,  que, básicamente, promueve en la ciudadanía el uso crítico y ético de los medios de comunicación y de la información, incluyendo la lucha contra la desinformación (noticias falsas, rumores, teorías de la conspiración, mentiras en discursos públicos, etc.), y, asimismo, impulsa aprendizajes para el desarrollo de habilidades que llevan a la creación de mensajes.

 

La serie  de libros AMI se compone de tres módulos, uno por cada grado de secundaria, e incluye temas que van desde el funcionamiento de los medios de comunicación y las habilidades técnicas para la creación de mensajes en audio, fotografía y vídeo, hasta el análisis de la información y la seguridad digital. Además, la serie cuenta con recursos multimedia a los que los estudiantes podrán tener acceso por medio de cualquier dispositivo con conexión a internet.

 

Los libros AMI se implementarán durante el segundo semestre de este año y llegarán a todos los estudiantes de secundaria de IGER.

ASEC es una institución pionera en Centroamérica en temas de Alfabetización Mediática e Informacional. Además de la serie de libros mencionada, actualmente trabaja en el desarrollo de un diplomado para docentes y personas interesadas en desarrollar las competencias de la AMI. Por medio de Ediciones ASEC, la Asociación planea también la creación de una certificación para instituciones educativas que estén interesadas en los aprendizajes AMI, los cuales son vitales para los tiempos que estamos viviendo.

 

 

AMI no solo representa un recurso educativo importante para una vida repleta de estímulos mediáticos, sino que también es un vehículo para que los estudiantes ejerzan de forma adecuada e informada sus derechos a la libre expresión y al acceso a la información.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *